100 AÑOS DE LA MUJER ASERRADA

UN SIGLO DE LA MUJER PARTIDA EN DOS

El 17 de enero se han cumplido 100 años del juego de la mujer aserrada.

Sus orígenes:

Sus orígenes son un tanto misteriosos, como corresponde a todo acto de magia. Hay versiones que sostienen que el juego proviene del Egipto antiguo, y otras que se realizó por primera vez ante el papa Pío VII a comienzos del siglo XIX. Lo que sí está documentado es que el británico P.T.

Selbit,  hace 100 año, fue el primero que introdujo a una asistente en un cajón de madera como parte de su acto, cerró el cajón y procedió a cortarla en dos con un serrucho, ante un público atónito. Ocurrió en el teatro Finsbury Park Empire, en Londres, el 17 de enero de 1921.

El juego de la mujer dividida en dos, se convertiría en todo un boom en la década de 1920 y se transformaría en uno de los juegos de magia más emblemáticos de todos los tiempos.

Un siglo más tarde, sigue siendo parte del repertorio de muchos ilusionistas, aunque el acto hoy suele diferir bastante de aquel con el cual Selbit fascinó a su audiencia.

Como se hacía la mujer aserrada:

El acto que Selbit llamó «Aserrando a una mujer«, consistía en introducir a una asistente en un cajón de madera un poco más grande que un ataúd.

La mujer entraba atada de manos y pies. Selbit cerraba la caja, sin que se pudiera ver a la mujer. Luego, tomaba una sierra y comenzaba a serrar el cajón al medio. El juego terminaba cuando abría nuevamente el cajón, revelando que la asistente seguía intacta.

En las muchas versiones que surgieron después, el juego se tornaría aún más audaz, con cajones especiales que revelaban la cabeza, manos y/o pies de la asistente.

Pero a P.T. Selbit -cuyo nombre real era Percy Thomas Tibbles y usaba como nombre artístico una versión de su apellido dado vuelta- no solo se le atribuye ser el primero que llevó a cabo el acto de la mujer aserrada en público.También se considera que con su truco marcó una nueva era del ilusionismo que, además, tuvo importantes repercusiones culturales.

El rol de la mujer:

Según el experto en magia estadounidense Jim Steinmeyer, quien ha escrito extensamente sobre la historia de esa profesión, el enorme éxito que tuvo el nuevo juego de Selbit no solo tuvo que ver con su ingenio, sino también con su timing.

Steinmeyer sostiene que el público, que había quedado psicológicamente golpeado tras la Primera Guerra Mundial (1914-18), estaba cansado de los juegos de magia tradicionales y ansiaba algo nuevo, que los sorprendiera.

En su libro Hiding the Elephant: How Magicians Invented the Impossible («Escondiendo al elefante: cómo los magos inventaron lo imposible»), Steinmeyer recalca que el espectáculo de Selbit también impuso una nueva tendencia: el de la atractiva y vulnerable asistente del mago, «la imagen de la mujer en peligro se convirtió en una moda específica en el entretenimiento«.

Fama esquiva:

A pesar de la enorme popularidad que tuvo el novedoso espectáculo de Selbit, el mago británico no logró capitalizar su fama. Principalmente, porque otros tomaron su idea e incluso la mejoraron.

Uno de estos emuladores fue el mago estadounidense Horace Goldin, quien, meses después de que Selbit presentara su acto en Londres, creó su propia versión para el público de su país.

Goldin fue el primero en mostrar la cabeza, manos y pies de la asistente durante la ilusión. Pero además tuvo otra genialidad: patentó su acto, evitando que otros lo pudieran imitar.

Así, cuando Selbit comenzó una gira por Estados Unidos para presentar su espectáculo que tanto éxito había tenido en Reino Unido, se encontró con que ni siquiera podía usar el nombre original del truco. Goldin había patentado el título «Aserrando a una mujer» y varios más parecidos.

Al final, el mago británico tuvo que conformarse con llamar a su famoso truco «La mujer dividida», que tenía bastante menos impacto. A pesar de que trató de demandar a Goldin, la justicia determinó que el truco del estadounidense era suficientemente diferente como para ser considerado uno distinto.

Esto explica, seguramente, por qué pocos hemos oído hablar de P.T. Selbit, a pesar de que su acto de magia sigue siendo popular un siglo más tarde.

COMPÁRTELO